sábado, 6 de mayo de 2017

TODOS SUEÑAN LO QUE SON



http://recortesdeprensa001.blogspot.com.es/

TODOS SUEÑAN LO QUE SON


Por qué hay que votar a Macron (y crecer desde esa herida)

Juan Carlos Monedero

http://blogs.publico.es/juan-carlos-monedero/2017/05/06/por-que-hay-que-votar-a-macron-y-crecer-desde-esa-herida/

Pues no, la verdad es que eso es una tontería, al nivel de, digamos, un intelectual universitario de España, y nada más, dicho sea con el respeto que merezca, eso de que hay que votar a Macrón, que no es nada, que acaba de montar un partido para la ocasión, lo que equivale a decir no  tiene un partido ni nada que se le parezca, y cuyo programa social y económico es más de lo mismo, liberalismo de ultraderecha, acabando con la jornada de 35 horas, atrasando la edad de jubilación, modificando la regulación del contrato de trabajo, etc., etc., etc.,

 
Y luego dicen que el pescado es caro, quiero decir, y luego dicen que es eso o la extrema derecha, pero al hablar de la extrema derecha en Francia  muchos parecen pararse en el asunto de la expulsion de los no franceses; bueno, pues a solo un  paso, está Inglaterra, y  ahora le ha dado por no querer tampoco a los no ingleses, y eso desde el liberalismo más conspícuo de la señora Teresa.
 


¿ Los trabajadores franceses de izquierda se han vuelto gilipollas ?,  ¿ o lo que pasa es que los partidos que dicen representar a los trabajadores franceses de izquierda han venido traicionando a aquellos que decían representar, y ello al punto de que esos mismos partidos son capaces de pedir el voto a sus militantes y votantes para la derecha neoliberal? ¿ a qué punto de estupidez se llega cuando se dice que el señor Macrón, exministro de finanzas o de economia, o algo así,  de la Republica francesa,  es antisistema ?
 

Si la Quinta República ya no dá más de sí, si su sistema representativo está absolutamente agotado, si los partidos que la han mantenido han perdido gran parte de su capacidad mediadora,  ¡ pues que venga la Sexta !
 

Tiene gracia maldita eso de que los propios ultraliberales consigan creaar las condiciones que promueven que los partidos que se dicen contrarios a ellos opten por que se les vote, como un mal menor. Y mucha más gracia de la misma clase el que desde la autollamada intelectualidad de izquierda se promuevan argumentos para ello.
 

¡ Un mal menor !, a lo que está a punto de suceder y ha sucedido ya, ¿ se le puede llamar un mal menor ?
 

Nos guste o no reconocerlo, la señora Le Pen ya ha ganado, al tener opciones de ganar en la segunda vuelta a todos los demás, enfrentados entre sí y solo  unidos contra ella. Si no gana ahora la situación será inestable, y si gana tambien, por distintos motivos, pero si todo sigue su curso, ansí que pasen cinco años, ¿ con qué saco de aceitunas podrá presentarse Macrón, o como se llame eventualmente el que desempeñe el mismo papel ?
 

Los franceses tiene miedo al cambio, porque tienen mucho que perder y no están seguros de que les compense, lo cual es una situación absolutamente no nueva en Francia, como ya dijo Proust, algo así como que lo único que no cambia en Francia es la sensación de que las cosas están cambiando en Francia.


Decir que la izquierda ha de votar a Macrón, ahora, para luego, buscar una solución política a su comatoso estado, es pensar que su comatoso estado tiene cura, y no tiene cura, la traición no tiene cura, el pasado es imborrable.
 

En EE UU se han dado cuenta de que en las actuales condiciones hay sectores productivos enteros que no pueden competir en el mercado global, y esa novedad insospechada  ha llevado a don Donaldo a su presidencia, y a iniciar un nuevo cambio de paradigma económico, en el cual va a empezar a jugar un papel decisivo la imposicion de aranceles, se les llame como se les llame. Ese cambio de paradigma va a ser impulsado por el mismo país que impuso el anterior, el del ultraliberalismo, la no regulación, etc.
 

Ni el ultraliberalismo  era una alternativa inteligente, ni el nuevo paradigma naciente, ya viejo conocido,  lo es más que el antíguo;  no es una cuestión de inteligencia, lo que está en juego son intereses.
 

Sueñan aquellos que piensan que las traiciones de las izquierdas organizadas en partidos  a las gentes que decían representar, que han  llevado a la actual situacion de crisis existencial en esas organizaciones, por abandono de sus votantes, se van a  poder resolver sin una convulsión enorme, por reacción contra ellas  por parte de sus antiguos votantes. Ese es un sueño que no es ni   bonito.  Las cosas no seguirán igual, y los profesores universitarios pequeñoburgueses que así lo creen confunden la defensa de sus intereses y deseos con un análisis de lo que pasa.  


 

Sí, todos sueñan lo que son.

http://recortesdeprensa001.blogspot.com.es/